Deducción adicional de los gastos en investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica (I+D+i)

Con el objetivo de incentivar la inversión e innovación por parte de las empresas en proyectos de investigación y desarrollo, mediante Ley N° 30309 (pub. 13-3-15) se ha otorgado un beneficio tributario al gasto incurrido en dichos proyectos, reconociéndose como gasto deducible un monto adicional al gasto realmente incurrido, en los porcentajes siguientes:

– 75% si el proyecto es realizado directamente por el contribuyente o mediante centros de investigación científica, de desarrollo tecnológico o de innovación tecnológica domiciliados en el país.

– 50% si es realizado mediante centros de investigación científica, de desarrollo tecnológico o de innovación tecnológica no domiciliados en el país.

De este modo, las empresas podrán deducir no solo el 100% del gasto corriente por investigación científica,  desarrollo tecnológico o innovación tecnológica (I+D+i) previsto en el inc. a.3) del art. 37 de la LIR, sino también el 75% o 50%, según sea el caso, de los gastos previstos en la Ley N° 30309.

El beneficio de la citada ley estará vigente a partir del 1-1-16 hasta el 31-12-19.

Las disposiciones reglamentarias para su correcta aplicación han sido aprobadas mediante D.S. 188-2015-EF (pub. 12-7-15; vig. 1-1-16).

Presentamos los aspectos más resaltantes de este beneficio:

a) Calificación como gastos de investigación científica, desarrollo tecnológico y de innovación tecnológica: Califican como tales los que se encuentren directamente asociados al desarrollo del proyecto, incluyendo la depreciación o amortización de los bienes afectados a dichas actividades. No califican como tales, los gastos en proyectos de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica, vinculados o no al giro de negocio de la empresa, señalados en el inc. y) del art. 21 del Rgto. de la LIR.

b) Requisitos: Para que el contribuyente acceda al beneficio de la deducción adicional deberá cumplir con los siguientes requisitos:

– Calificación y ejecución del proyecto: El proyecto será calificado como de investigación científica, desarrollo tecnológico o innovación tecnológica por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC), en un plazo máximo de 30 días hábiles desde la presentación de la solicitud. Si no hay pronunciamiento en el plazo indicado se aplicará el silencio administrativo negativo.

La ejecución del proyecto será efectuada directamente por el contribuyente o mediante centros de investigación científica, de desarrollo tecnológico o de innovación tecnológica.

– Autorización para el desarrollo del proyecto: CONCYTEC será el encargado de otorgar la autorización, ya sea que el proyecto se desarrolle directamente por el contribuyente o a través de centros de investigación tecnológica. En ambos supuestos, la autorización tiene una vigencia de 4 años.

– Cuentas de control: Los centros de investigación y desarrollo llevarán cuentas de control denominadas “gastos en investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica”, en las cuales anotarán dichos gastos para su control. Si hay más de un proyecto, las cuentas de control deben permitir distinguir los gastos por cada proyecto.

– Registro del proyecto: El resultado de los proyectos de desarrollo o innovación tecnológicos debe ser registrado en el INDECOPI, de corresponder.

c) Fiscalización de los proyectos: CONCYTEC debe fiscalizar la ejecución de los proyectos e informar los resultados a la SUNAT semestralmente.

d) Momento en que se efectuará la deducción adicional: Los gastos se deducirán a partir del ejercicio en que se obtenga la calificación del proyecto, conforme se vayan produciendo. A tal efecto, se aplicará el criterio de lo devengado, salvo que los gastos formen parte del costo de un proyecto que implique el reconocimiento de un activo intangible, en cuyo caso se producirán en el ejercicio en que se desembolsen.

No son deducibles los desembolsos que integren el valor de intangibles de duración ilimitada.

e) Límite de la deducción: La deducción adicional (75% o 50%) no puede exceder en cada caso de 1335 UIT.

Adicionalmente el MEF establecería anualmente el monto máximo total que las empresas acogidas al beneficio pueden deducir en conjunto en cada ejercicio en función al tamaño de la empresa.

f) Centros de investigación científica y de desarrollo autorizados en virtud de la Ley 30056: Los centros autorizados por la Ley 30056, cuya autorización se encuentre vigente, podrán prestar servicios a los contribuyentes para el desarrollo de proyectos que se califiquen en el marco de la Ley 30309.

g) Deducción de los gastos de I+D+i de los ejercicios 2014 y 2015: Las empresas podrán deducir en el ejercicio 2016, los gastos de I+D+i (LIR, art. 37, inc. a.3) que hayan devengado en los ejercicios 2014 y 2015 y que correspondan a proyectos iniciados antes del 2016, siempre que estos no hayan sido calificados previamente por el CONCYTEC.

La misma Ley N° 30309 modificó el art. 37, inc. a. 3) de la LIR, a fin de establecer lo que debía entenderse por investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica, para efectos de realizar la deducción regular, calificándolos como sigue:

– Investigación científica: Es todo aquel estudio original y planificado que tiene como finalidad obtener nuevos conocimientos científicos o tecnológicos, la que puede ser básica o aplicada.

– Desarrollo tecnológico: Es la aplicación de los resultados de la investigación o de cualquier otro tipo de conocimiento científico, a un plan o diseño en particular para la producción de materiales, productos, métodos, procesos o sistemas nuevos, o sustancialmente mejorados, antes del comienzo de su producción o utilización comercial.

– Innovación tecnológica: Es la interacción entre las oportunidades del mercado y el conocimiento base de la empresa y sus capacidades, implica la creación, desarrollo, uso y difusión de un nuevo producto, proceso o servicio y los cambios tecnológicos significativos de los mismos. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad. Consideran la innovación de producto y la de proceso.

Por su parte, el D.S. 220-2015-EF (pub. 1-8-15; vig. 1-1-16) modificó el art. art. 21, inc. y, del Rgto. de la LIR, a fin de adecuarlo a la modificación introducida por la Ley 30309. Asimismo, detalló los conceptos que no constituyen investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica.

Compartir

Sobre Editorial Economía y Finanzas

Empresa dedicada desde hace más de 40 años a la elaboración de Manuales Legales con actualización permanente en las áreas Tributaria, Laboral, Societaria y de comercio exterior.

Al igual que con nuestros manuales, en este blog apuntamos a brindar información confiable, lo que permita su óptimo aprovechamiento por nuestros lectores.