Uso de sistemas de videovigilancia para el control laboral: Directiva

En la página web del Ministerio de Justicia se ha publicado la Directiva 001-2020-JUS/DGTAIPD que regula el tratamiento de datos personales (voz e imagen) captados a través de sistemas de videovigilancia de conformidad con la Ley 29733 (Ley de Protección de Datos Personales) y su reglamento (aprob. por D.S 003-2013-JUS).

La directiva entrará en vigencia a los 60 días calendarios siguientes a la publicación de la resolución que la aprueba en el Diario Oficial El Peruano.

Entre otras materias, se han establecido los requisitos y condiciones para el uso de sistemas de videovigilancia para fines de control laboral. A continuación, presentamos una síntesis de los aspectos más relevantes:

Control de la actividad laboral a través de sistemas de videovigilancia

En virtud del poder de su dirección, el empleador está facultado para realizar controles o tomar medidas para vigilar el ejercicio de las actividades laborales de sus trabajadores, entre las que se encuentra la captación o tratamiento de datos a través de sistemas de videovigilancia.

Nota: Por sistemas de videovigilancia, entiéndase al conjunto de una o más personas y equipos tecnológicos compuesto por una o varias cámaras de video localizadas estratégicamente e interconectadas entre sí que permiten el tratamiento de datos personales.

Téngase en cuenta que el uso de la videovigilancia comprende la captación de la prestación laboral, esto es, no incluye el tratamiento de datos sonoros. No obstante, la grabación videovigilada con sonido en el lugar de trabajo sólo se admitirá cuando resulten relevantes los riesgos para la seguridad de las instalaciones, bienes y personas derivados de la actividad que se desarrolle en el centro de trabajo y siempre respetando el principio de proporcionalidad y finalidad.

Deber de informar los controles videovigilados

El empleador tiene la obligación de informar a sus trabajadores de los controles videovigilados, a través de carteles. También puede informar de los controles de manera individualizada a cada trabajador si se considera pertinente.

Deber de informar a los trabajadores del hogar: En el caso de los trabajadores del hogar, se considera cumplida la obligación señalada en el párrafo anterior si el empleador acredita haber informado a éste en forma detallada, sencilla, expresa, inequívoca y previa, el control de su actividad mediante videovigilancia.

Finalidad del uso de la videovigilancia

El tratamiento de los datos de los trabajadores se limita a las finalidades propias del control y supervisión de la prestación laboral; en ese sentido, los medios o el sistema de videovigilancia no pueden utilizarse para fines distintos, salvo que se cuente con el consentimiento del trabajador o se trate de alguna de las excepciones señaladas en la Ley de Protección de Datos Personales (razones de interés público, etc.)

La protección de bienes, recursos del empleador y la adopción de medidas de seguridad en el trabajo se consideran fines legítimos para el control y supervisión de la prestación laboral a través de la videovigilancia.

Uso de las imágenes para fines comerciales o publicitarios: Las imágenes captadas a través de los sistemas de videovigilancia laboral no pueden ser utilizadas con fines comerciales o publicitarios, salvo que se cuente con el consentimiento de los trabajadores.

Transferencia de datos personales de los trabajadores: Si el empleador debe transferir los datos personales de sus trabajadores captados mediante videovigilancia a un tercero por motivos no laborales, debe informar de ello a los trabajadores y, de corresponder, contar con su consentimiento.

Proporcionalidad en el uso de la videovigilancia

El control laboral a través de sistemas de videovigilancia sólo se realiza cuando sea pertinente, adecuado y no excesivo para el cumplimiento de tal fin. En ese sentido, su ámbito de captación debe restringirse a los espacios indispensables para satisfacer las finalidades de control laboral.

Lugares en los que está prohibido el uso de sistemas de videovigilancia

En ningún caso se admite la instalación de sistemas de grabación o captación de sonido ni de videovigilancia en los lugares destinados al descanso o esparcimiento de los trabajadores, como vestuarios, servicios higiénicos, comedores o análogos.

Conservación y cancelación de imágenes o voces

Regla general: Las imágenes o voces grabadas se almacenan por un plazo de 30 días y hasta un plazo máximo de 60 días, salvo disposición distinta en las normas laborales.

Plazo para eliminar las imágenes o voces: Cumplido el plazo señalado en el párrafo anterior o no habiendo sido materia de requerimiento por parte de alguna autoridad, se deberá proceder con la eliminación de las grabaciones en el plazo máximo de 2 días hábiles.

El plazo máximo previsto para la eliminación no será aplicable cuando exista alguna finalidad o interés legítimo que justifique su conservación o concurra alguna contingencia de orden técnico que justifique razonablemente el aplazamiento de la eliminación.

Conservación de imágenes o voces que dan cuenta de la comisión de presuntas infracciones laborales

Las imágenes o voces (sin editar) que den cuenta de la comisión de presuntas infracciones laborales o accidentes de trabajo deben ser conservadas por el plazo de 120 días, contados a partir de su conocimiento, salvo que exista alguna finalidad interés legítimo que justifique su conservación.

Derecho del trabajador de solicitar el acceso a las grabaciones

El trabajador puede solicitar el acceso a las grabaciones o a una copia digital de las mismas que contengan información sobre una inconducta o incumplimiento laboral que se le haya imputado, pudiendo utilizar esta grabación como medio de prueba.

Compartir

Sobre Dr. David Corthorn Nolte

Abogado de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Se desempeña como el responsable de los Manuales de Regímenes Aduaneros y del Régimen Laboral. Anteriormente, ha desempeñado funciones en el Tribunal Fiscal, la Sunat y diversas empresas consultoras.